Los pequeños detalles que me hacen actuar como una fanática de la ecología

Últimamente vengo preguntándome muy seriamente cuándo me volví una loca ecológica. Quiero compartirles mi experiencia a ver qué les parece y que me cuenten si soy la única o a ustedes también les pasa.

Hace unos meses fuí a la casa de una amiga y me sorprendí a mi misma sintiendo que se me prendía una lucecita rojo en mi cerebro cada vez que veía que hacía algo “anti ecológico”. Para que entiendan bien a qué me refiero, mientras miraba a mi amiga cocinar noté que:

1. dejaba la canilla abierta mientras lavaba los platos,

2. Dejaba la heladera abierta por varios minutos -dejando perder el frío y haciendo que consuma más energía-,

3. tiraba todos sus residuos sin clasificar y para peor mandaba a la basura alimentos que estaban casi en perfecto estado sólo porque “hacía una semana que estaban en la heladera”. El súmun fue, sin dudas, cuando tiró una salsa que se había puesto fea ¡¡por el inodoro!! La sola idea de gastar 20 litros de agua en una descarga innecesaria me sacaba canas verdes.

Con estas dos acciones bastó para que mi alma sensibilizada con la cuestión ambiental pusiera el grito de horror en el cielo pero, aún así, no dije nada. ¿Qué derecho tengo de señalar con el dedo lo que hace en su propia casa? Además -pensé –¿no será que estoy demasiado fanatizada con todo esto? Tal vez esté exagerando.

La cuestión volvió a mi mente un día en el StarBucks, lugar al que me gusta mucho ir pero que me hace sentir culpable porque todo lo que se consume viene en envases desechables. Esto siempre hace resurgir mis preocupaciones por todos esos implementos que se consumen a diario en las ciudades y que duran un uso y van directo al tacho ¡sin clasificar! ergo, sin posibilidades casi de ser recicladas.

Cubiertos, bandejas, bolsas plásticas, packaging de todo tipo. Pensar que con tan poco como tener un cesto extra, separar la basura y encargarse de depositarla en el lugar adecuado alcanzaría se haría tanto bien al planeta. Este es otro punto sensible de mi conciencia ambiental que se siente al borde del abismo al ver cómo a tantas personas aún les pasa desapercibido.

Así fue como en mi último paso por Starbucks, y más allá de que sus vasos son de cartón, no pude dominarme y terminé trayéndolos conmigo y usándolos para unos brotes de ajíes que tenía que transplantar. La duda volvió a asotarme: ¿estaré perdiendo mi cordura? ¿qué hace una persona cuerda con unos tarros sucios en el bolso? Lo dejé pasar, no creía que fuera tan tremendo aún.

Claro que poner el agua que sobra del mate en mi regadera (bidón de jugo reutilizado) para hidratar a mis plantitas no es nada alocado. Tal vez tener las botellas de vidrio (y todo elemento de este material) separadas de los residuos por meses porque no tenía oportunidad de tener cerca un lugar donde llevarlos a reciclar no fuera tan grave, me dije.

Pero volví a sentir que tal vez estuviera desvariando un poco cuando me fuí (a falta de tener coche) en un viaje de una hora en tren y colectivo hasta la casa de mi mamá con las botellas, unas quince en total y pesaban bastante, porque cerca hay uno de esos súper cubos para dejar el vidrio para reciclar. Eso fue un poco extremo, podría decirse.

Tal vez sea medio extraño haber levantado alguna que otra pila del suelo porque me daba no se qué dejar que fuera a contaminar el agua si yo podía impedirlo. Si lo pienso mejor, ya cuando trabajaba de recepcionista separaba los papeles y plásticos y se los daba al primer cartonero que pasara. ¿Acaso mi conciencia ambiental estuviera haciéndome actuar de formas extrañas? ¿Seré muy rara?

¿Soy la única que siente real indignación al ver a los encargados de los edificios lavando las veredas cada mañana (limpio sobre limpio) y dejando correr el agua como si no fuera escasa? Son esos los momentos en que siento que debería dejar salir mi Justiero Ecológico para impedir semejantes barbaridades.

Aún veo muchas personas (¡y de todas las edades!) tirando papeles o botellas al piso sin pensar en que tal vez en un rato ellos vuelvan a pasar por allí y estén entre la basura que ellos mismo generan. Estas cosas me exasperan sobremanera… ¡¡quisiera decir a los gritos que hacen mal!! ¡¡qué esperan para empezar a cambiar las cosas por ellos mismos!! Pero no hay caso, es un riesgo que no me animo a tomar. Lo más seguro es que quede como la loca y me den una mirada de indiferencia que no soportaría.

Por eso, la última vez que cené con cubiertos plásticos y tomé en vasos descartables volví a envolverlos en servilletas para que no ensucien y me los traje a casa para tirarlos con los desechos reciclables como corresponde. Por eso, seguiré diciendo “la bolsita no hace falta” cuando salga de compras, aunque me miren como si tuviera un fetichismo a la inversa. Porque mis acciones sí las puedo controlar y haciendo lo que corresponde, la lucecita roja de alarma en mi cabeza se apaga.

Tal vez sea una fanática -y todavía hay quien me mira raro cuando voy a dejar la bolsa en el tacho de reciclables indicado, aunque no lo crean- pero puedo decir que desde mi lugar, estoy haciendo algo por el mundo y por el prójimo. Siempre se puede hacer más, mucho más, ¡por supuesto! y a eso apunto pero mientras tanto ¡estoy feliz que mi conciencia sea cada día más verde!

(Aproveché a ilustrar la nota con muchas fotos que saqué en estos meses que tienen un denominador común, adivinen cuál!)

34 pensamientos en “Los pequeños detalles que me hacen actuar como una fanática de la ecología

  1. Mari! no eres la única. Hasta hace no mucho me sentía exactamente igual. Por supuesto todo lo que haces está perfecto y no se si habrá un extremo… pero lo que nos hace vernos raras es que, como me pasaba, no tenemos un entorno, un grupo de amigos que estén en ‘nuestra sintonía’… y nos sentimos desencajadas.
    La semana pasada me vine de Palermo a Núñez en bici con 8 botellas plásticas en el canasto y 5 más en mi mochila! (me las había juntado una amiga). Ahí se me cruzó por la cabeza lo mismo que a vos. Pero ya fue! no me importa lo que piensen los que me vean, yo voy a darles un buen uso, e impedir que terminen en un basural.
    Lamentablemente, a pesar de que hacemos las cosas bien, tenemos que ir corriendo detrás de los que no lo hacen… Y el esfuerzo a veces es grande, pero siempre cuenta. Si no fuera por gente como vos, la Tierra estaría en muchíiismo peor estado.

    Te felicito por el blog 🙂 Un abrazo!

    • Flooor! cuánta razón tenés… tiene mucho que ver que el grupo de amigos no sean iguales porque hace que nuestras locuras desentonen más! En bici con las botellas ¡¡qué grande!! Yo creo que deberíamos juntarnos por unos mates para empezar nuestro eco grupo y ya no sentirnos eco locas en solitario! 😀

  2. No sos la única, creéme… ¿Un ejemplo? Tengo mi lugar de trabajo lleno de “basura” (limpia, claro) para no tirarla en cualquier lado, sobre todo papel (porque se usan muchas publicidades y extractos de juegos de azar)… Gran parte lo reutilizo porque tiene sólo una cara impresa, ¡pero es tanto! Por fortuna hace unos días se hizo una campaña en la que se recolectaba papel para reciclar a beneficio del Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba… ¡Así que doné como 6 ó 7 bolsas de consorcio completas! Y así muchas otras cosas, como ser, a mis hijas de 3 y casi 6 años les inculco cómo cuidar nuestro planeta… Al tal punto que saben cuidar el agua mientras se cepillan los dientes o se lavan las manos… El 22 de Abril le dije a la más grande: “¿Sabías que hoy es el día de la Tíerra? ¿Y cómo hacemos para cuidarla?” Lamento no haber tenido la cámara a mano en ese momento, me hizo emocionar al explicarme todo lo que sabía. Hasta le pregunté: ¿qué es mejor, andar en auto o en colectivo? Y me contestó: “En colectivo, porque entra mucha gente y así se contamina menos, pero la bici es mejor porque no contamina y hace bien al cuerpo…” ¡Me sentí tan orgullosa! En definitiva, no sos la única y saber que cada vez somos más me hace feliz…

  3. Hola, comparto casi todo lo expresado aqui…salvo q no m gusta Starbucks!! Por empezar xq me gusta más tomar un café en taza q no sea d plástico, cartón o telgopor. Fui una vez en Bs As y m alcanzó. Una vez en el exterior y ya no more. Tienen q ver mi lavadero/patio, lleno d latas, botellas de vidrio, plártico. Una cantidad d potes d yogures y demás. Muuuchos sachets q ya serán entregados. Hace un tiempo m fui con un montóin de cosas a una cooperativa. Hoy miraba q algunas d esas cosas no las voy a dar, las voy a re-usar. Como el otro día q mi hija menor tenías sus lápices caidos de la caja, busqué una lata d tomates vacía y limpia de mi patio, le dije ya la decoraremos, y fue y le hizo un cartel “lápices”. Y ahi está en su mesita…Y ya hace tiempo tengo una bolsa al lado del tacho de basura adonde van papeles, pláticos, etc. Y también m mirarn raro muchas veces cuando digo, no me des la bolsa…en fin, no hacemos todo lo q podemos, aunque ya lo q hacemos es algo…y está bueno juntarse los q pensamos igual!!

  4. hola meri! re buen post! te cuento un dato que te va a dar alegría instantánea jajaj! si vas a starbucks y te quedás a tomar el café ahí, decíselos y te dan una taza de cerámica. además te dan un no se cuánto % de descuento por ayudarlos a no contaminar 😉

    y sí… yo comparto esa mirada de notar cuándo desperdicio, cuando lo hace alguien más… es agotante por lo general, pero es un tema de cambio de hábitos. lo único que me falta es dividir la basura: en mi puto barrio es imposible!!!!! los tachos de “reciclabes” siempre están llenos de basura de otra cosa. y además no tengo espacio en mi casa para andar separando mucho, es una cagada mal!

    besos linda y muy buen finde!

    • Hola, no sabía q t daban otro trato en starbucks, si lo pedis, igual hay otros lugares q me gustan más…es cierto q ocupa lugar el tema de no tirar d una. Y q en la esquina d casa, tengo los 2 enormes tachos, y en el de reciclables, algunos tiran cualquiera…lo dejo a un costado para q no se ensucie y alguien lo paroveche! también regalar las cosas, la ropa q no usamos está bueno!

      • Sí, eso de regalar la ropa es un fijo, desde chica que lo hago, siguiendo el ejemplo de mis viejos. En fin, es un tema de tiempos, espero que todos tomemos conciencia pronto 🙂

    • Vero, tenés razón! qué buen dato!! mi conciencia ecológica (y bolsillo) serán mucho más felices la próxima vez que pasen por Starbucks!! lo de no tener puntos de reciclaje es un tema en que está muy en falta el estado porque los ciudadanos quieren pero no tienen todo a mano para lograr reciclar. Yo lo que solía hacer era esperar al cartonero y darle las cosas pero realmente es engorroso, los desechos se te acumulan muy rápido y si no hay espacio..
      gracias por el datazo! Besote y que pronto empiece la diversión del findeee!!

      • Mari, fijate que tal vez en tu zona haya alguna cooperativa de reciclaje, ellos retiran los residuos en tu casa! Sino, una buena, es arreglar un día a la semana con alguno de los chicos que pasan juntando cartones, y avisarle que ese día le podés acercar vidrio/cartón/diarios/latas, en fin, lo que sea que se pueda reciclar!!
        Besooo.

  5. Hola Meri! Sinceramente entiendo tal cual lo que expresas! Pero llegué a la conclusión de que uno no debe sentirse raro por una conducta así… debe convertirse en una hábito que contagie a los demás nuestra manera de ser. Dar el ejemplo ayuda mas que miles de folletos o propaganda ecológica. A mi también se me reían cuando usaba los potes de helado vacios para hacer macetitas. Y para mi siempre fue algo super normal… Conclusión? Al que le moleste mi forma de ser, que mire para otro lado. Y sigamos aportando nuestro granito de arena!!!
    Un beso enorme!

  6. hola mariela que bueno que tengas conciencia ecologica, yo vivo en cancun hace ya 25 años, aunque soy de argentina y en estos momentos estoy en argentina. veo que aca no hay lugares donde dejar los plasticos y todo lo que sea reciclable (por lo menos en mar del plata) en cancun si, aunque desde que vi que la gente sin recursos vende los plasticos, las latas, las botellas, el papel, etc. ya se los llevo a ellos. a starbocks no fui nunca por lo mismo y en cancun hay por lo menos 8 en 50 cuadras a la redonda, no me gusta, prefiero colaborar con lugares nacionales. pero lo que te queria decir es que no te importe que hasta te putee la gente por decirles…por favor no tires ese papel, envoltura, botella etc. en la calle, porque esta, es mi ciudad tambien y me gusta verla limpia, y preguntarles si en su casa deja los papeles tirados en el piso?… me siguen puteando, pero no lo puedo evitar de decirselos, asi aprendi yo a levantar la caca de mi perra, cuando un señor me ofrecio una bolsita para levantarla, desde ahi (hace ya 15 años) nunca mas lleve a un perro mio sin bolsa. hay que decirle a la gente aunque no les guste, para la proxima se van a acordar de lo que le dijiste. otra cosa que esta buena de hacer, creo que aca no lo hacen, es juntar el aceite usado de cocina en una botella de plastico y no tirarla por las cañerias ni a la tierra, por lo menos en cancun 1 vez por mes podes depositarlo en un lugar, se supone que con eso podes hacer combustible…esta bueno no?. y otra cosa que debemos saber…ninguna bolsa es 100% reciclable, si se desintegra…las particulas vuelan por el aire, tal vez es peor, la respiramos, pero bueno, todo no se puede…suerte y sigamos concientizando a la gente. un abrazo

  7. Si todo lo q piensas es cierto, pero fanática de Starbucks? Sabes cuanta agua se necesita para la siembra del café? Empecemos por no tomar cafè!

  8. Linda, ¡somos muchas!
    y como ejemplo, ilustro aquellos tiempos en que salía de casa a pasear a mis hijos recorriendo unas calles cerca de mi casa,… para regresar con la canastilla de la carreola llena de PET y envases de vidrio, hasta que no pude cargarla más ¡y se rompió!
    Sigo y seguiré haciendo cosas así. No puedo caminar por la calle, toparme con un bote, botella o plástico (limpio por cierto) que anda por ahí vagando, y me lo llevo para el reciclaje. Y cuando puedo, comento acerca de ello aunque trato de hacerlo con tacto. En fin, es una forma de ser, ya está implícito en mí, y lo mejor.. ¡en mis hijos!
    Asi que no perdamos la fé, hay personas que no entienden, hay muchas que no quieren, y otras tantas que no saben… tenemos que correr la voz, informar y demostrar con el ejemplo que todo es posible ¿verdad? ¡saludos desde México!

  9. Me da mucho gusto y orgullo ver que a miles de kilómetros que existimos “personas conscientes” de lo que es ser responsables con nuestro mundo -que es donde habitamos-, donde no nos dejamos abatir ante los actos indiferentes de otros. Tu luz roja la deberían tener todos 🙂 para seguir avanzando con el ejemplo. Un saludo a todos y todas desde México.

  10. Y está muy bien.

    Mi pequeño aporte a la causa por ahora se reduce a tres cosas:

    a) El lavado “eco” de vajilla: primero un chorrito de agua general en la pileta. Cierro la canilla. Luego le paso detergente a todo y separo al costado, ocupando la mitad de la mesada. Recién ahí enjuago todo, de a dos o tres cosas. Son unos pocos minutos de agua.

    b) No más bolsas de plástico. No salgo sin mi bolsa del banco Itaú (?).

    c) Guardo las pilas gastadas. La semana que viene me toca llevar un par de botellitas llenas.

    Y quiero implementar la separación de residuos, pero eso será más complicado y seguramente me llevará a discusiones, pero tarde o temprano se hará.

    Un beso!!!

    Eduardo R.

    • Claro, yo nunca dije que fuera una radical del ecologismo ni que estuviera fuera del sistema o en contra de él. Soy sólo una persona que vive en la sociedad y busca hábitos sustentables. No me propuse como el ejemplo máximo del movimiento. 🙂

  11. Pingback: Diseño para jardines e interiores con reutilización y reciclado | Alternativa Verde

  12. Pingback: Día Mundial del Medio Ambiente: 110 ideas para una vida más ecológica | Alternativa Verde

  13. Mari, cada palabra que iba leyendo sentía que la podía haber escrito yo. Qué buen saber que no soy la única loca-verde!! Aunque me cuesta mucho entender por qué esto es lo raro, y no lo más común, como siento que debería ser.
    En mi trabajo logramos implementar la recolección de latas de aluminio, botellas pet, plásticos, papeles y cartones, que luego retira una cooperativa de reciclaje. Quien quiera los datos para hacer lo mismo, me avisa y se los paso!
    Gracias por compartir tu espacio, podemos aprovechar conocimiento de experiencias de otros y hacer nuestro pequeño aporte :o)
    Un abrazo!

  14. jajaaa nono sos la unica.. me pasa lo mismo.. creo que es el ir cambiando de conciencia, de paradigma.. e ir viendo que la gente todavia no.. no se si podes sentenciar o señalar con el dedo las cosas q esta haciendo tu amiga.. por ahi lo q yo hago si es dar algun comentario, porque no puedo evitarlo.. por otro lado, si busco q se adapten en mi casa, y en mi casa les enseño y exijo… en parte xq me harte de yo tener q separar la basura de ellos, q aprovechaban y dejan todo en la mesada diciendo “no se vos te manejas con esas cosas” y ahi es cuando respiro y explico q o organico va en el lumbricario, lo q se recicla enuna bolsa, y las colillas de pucho y el resto de las cosas en el tacho comun… de a poco va! en casda caso, explico el porqué… mmm espero q sirva y q no me pierda de este blog q ta bueno! saludos!

  15. Pingback: Diseño para jardines e interiores con reutilización y reciclado | Alternativa Verde

  16. Comparto todo lo que decís sobre reciclar y esa actitud instintiva que tenés cuando ves a la gente tirando papeles o botellas al suelo; yo me sigo indignando como el primer día! Me enferma la basura por todos lados, las conductas poco saludables de la gente, creo que en el fondo tienen mucho de egoísta porque no piensan en los demás, como barrer la vereda y tirar la basura a la calle, en vez de juntarla. Y ni te digo los mismos vecinos que llevan la bolsita de basura a la esquina de la cuadra, o en frente a un galpón o fábrica; y bueno, creo que podría seguir diciendo cosas y comportamientos antisociales y poco ecólogicos, pero me enfoco en lo positivo y es que, por lo que leí arriba, hay mucha gente que ya tomó conciencia de esta cuestión y está aportando su granito de arena. Como dicen por ahí, nuestras acciones son con una gota de agua en el océano, pero sin esa gota, al océano le faltaría algo. Y yo no creo que seas una fanática, son los demás que no se interesan en cuidar y respetar a su entorno. Seguí así! Muy bueno el blog. -Bar- [pd: dos cosas que hago yo poco diplomáticamente tal vez cuando veo a alguien que tira un papel a la calle, o lo miro muy mal y vuelvo a mirar el papel, o le digo “disculpá, se te cayó un papel”. Puede funcionar, o te podés llevar algún que otro insulto!]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s