“Buen pastor, una fuga de mujeres”, un documental que reconstruye la memoria

Me tomo la licencia de correrme un poco de nuestro eje, la ecología, para traerles una historia que ocurrió en Argentina en los años 70 pero que puede haber ocurrido de forma similar en muchos países latinoamericanos. Eran épocas en que Isabel Martinez de Perón era el rostro del gobierno y en que la sociedad ya bullía de ideales que empezaban a contrariar a los poderes económicos de turno. Tanto que se encaró una cruzada contra quienes tildaron de “subversivos”.

Subversivos eran los hombres y mujeres con convicciones políticas distintas, que creían en el poder de la clase trabajadora para cambiar la realidad  y convertirla en una situación más justa para todos. Corría el año 1975 en Córdoba y algunas militantes habían sido puestas presas por defender sus principios en la Cárcel del Buen Pastor.

Ante la injusticia de la situación, distintos grupos políticos partidarios de la época coordinaron una fuga para lograr la libertad de las presas políticas. Este episodio ha sido silenciado en la historia política reciente de Córdoba porque supo dejar en ridículo a las fuerzas de represión que se vieron burladas y que despertó un escándalo para la Córdoba conservadora,

De la reconstrucción de la memoria sobre este hecho trata el documental “Buen Pastor, una fuga de mujeres”, que se estrenó en 2010 pero que llegó hace unas semanas a Buenos Aires y pronto lo hará en La Plata.

Digo “reconstrucción” porque  el 4 de agosto de 2007 el gobierno de José Manuel De la Sota inauguró el Paseo del Buen Pastor, un complejo comercial, gastronómico y recreativo en este sitio donde la historia tuvo lugar. Hacer locales allí era un gesto que parecía decir que lo acontecido no tuviera importancia, como si las paredes no guardaran testimonio y no merecieran conservarse como un símbolo de “nunca más”.

Este documental rescata la historia de 26 mujeres, guerrilleras, presas, y fugadas. Revolucionarias, madres, estudiantes, trabajadoras y militantes. Combativas y luchadoras. Un testimonio que vuelve a poner a la luz y los ojos de todos el rol de las mujeres en la dictura. Por todo esto, me contacté con Viviana Inés García, Co-Productora Ejecutiva, quien trabajó también en la investigación y archivos, cámara y foto fija.

Vivi cuenta que esta “es una historia que escuché desde que era niña pero que la sociedad cordobesa no conocía o no recordaba. Mi interés fue dar a conocer a estas mujeres que sentí nombrar reiteradamente y que fueron para mí, un ejemplo a seguir. Mujeres que soñaban con un país hermoso, corajudas, militantes, solidarias, comprometidas, en fin, revolucionarias. Y que hasta el día de hoy siguen pensando y luchando como hace varios años atrás”. La idea con el documental fue “rendirle un pequeño homenaje a esas 9 desaparecidas, a esas 26 fugadas y en especial a una de ellas, a mi madre”, remarca.

 

Buen Pastor... nace del trabajo en conjunto de Mariana Tello, quien llevaba adelante su investigación para la tesis de maestría en antropología y Viviana que hacía tiempo venía interesada en realizar un documental sobre la fuga del buen pastor.

 

El proceso de filmación fue muy largo. La primera entrevista se hizo en 2.003 y el día del estreno fue en 2.010. Ocho años llevó todo el proceso de investigación, rodaje y edición. En el medio, Mariana se fue a vivir a España y Vivi siguió almacenando algunos acontecimientos claves, como la visita de una ex presa política a Córdoba que regresaba luego de muchos años.

Mientras Buen Pastor, una fuga de mujeres seguía su proceso de gestación, se comenzó a derrumbar el edificio. “Lo iban derrumbando, lo iban desapareciendo”, recuerda Vivi. El tiempo siguió su curso y “las mismas ex presas políticas comenzaron a incorporarse al trabajo pero ya no como entrevistadas solamente sino como parte del equipo, buscando financiamiento y determinando también que ejes querían para este documental”. En el tramo final, la productora el Calefón se suma  al proyecto y se logra de esta manera seguir y terminar el proyecto audiovisual.                       

El resultado es una pieza más del rompecabezas del pasado reciente que, desde hace muy pocos años, los argentinos nos animamos a empezar a armar. Que estas historias no queden sin contar, que cada vez seamos  más capaces de escucharlas, no tiene que ver con compartir ideologías sino con un grado de maduración como sociedad que, al enfrentarse a sus sombras, las supera y mejora.

Habla de ciudadanos que se animan  a mirar a los ojos a un período turbio y sangriento perdiéndole el miedo y  entendiendo -proclamando- que algo así no debe volver a pasar. Espero, sinceramente, que todos los países del mundo seamos capaces de reflexionar sobre los errores históricos y de hacer el mejor esfuerzo por no volver a repetirlos.

Si les interesó, aprovechen a ver el documental en Buenos Aires en Av. Corrientes 1543 el 31 de mayo a las 19.30. Hoy 24 a las 19 horas en la función especial por el aniversario de la fuga, con la presencia de los realizadores y ex presas políticas del Buen Pastor.La cita será en la Casa del Bicentenario, Riobamba 985. En La Plata pueden consultar las funciones en La Plata Go.

Aquí les dejo el trailler:

Día del animal: protegiendo al más débil

El 29 de abril, Día del Animal, es un día que nunca me pasó inadvertido (creo que algo tiene que ver con que el 30 es mi cumple, pero eso no importa ahora). Aún así tengo que confesarles algo, este festejo no cobró relevancia para mi hasta que conocí a las personas que día a día trabajan para cuidarlos, rescatarlos y dedicarles su vida.

De chica recuerdo cómo me impactaba saber que morían pingüinos empetrolados y cuánto admiraba a quienes los curaban y rehabilitaban. Me acuerdo patente el programa de Briggitte Bardot, la modelo devenida protectora de animales y las crueldades que mostraban en él. También cuando era chica había una publicidad de un desfile de modas en que las mujeres vestían tapados de piel que chorreaban sangre que se me quedó grabado a fuego.

Pronto supe entender que el sufrimiento animal era un tema importante y del cual formaba parte, aunque más no fuera para sentar mi posición en contra y condenar las prácticas con las que pudiera tener contacto.

No me voy a poner a contarles el costado más crítico del maltrato animal que tiene que ver con destruir sus hábitats para conseguir generar más dinero. No importa si esto implica destruir cerros, contaminar ríos, desmontar o avanzar sobre cualquier terreno fértil en pos de hacer monocultivos y depredar.

No, mejor no hablemos de las miles de especies que desaparecen cada día por esos sujetos que por el billete de hoy hipotecan el futuro de todos. No lo hagamos que me indigno y seguro que ustedes también.

En este día tan especial prefiero contarles de los que sí hacen algo. Además de gigantes como Green Peace y Vida Silvestre -actores indispensables y anticuerpos ante la enfermedad que aniquila nuestro planeta- hay personas como vos y como yo que ponen el cuerpo para ayudar a esos animalitos con los que más cotidianamente tenemos contacto: los perros y gatos de la calle.

¿Qué les puedo decir? Son tantos (¡por suerte!) que prefiero mostrarles esta historia pequeña, la de mi amiga Inés Simón Conrado (31), fotógrafa y animal lover. En su casa vive junto con Isis, Lola y Toth, dos perros y gato, todos adoptados y rescatados antes de su vida callejera. Además de su trabajo diario, ella se ocupa de rescatar animalitos de su mala suerte y darles la oportunidad de encontrar una vida mejor.

Inés relata cómo es el proceso desde que se levanta a un perro o gato de la calle hasta que se logra conseguirle un hogar: “Cuando decidís rescatar o socorrer a un animalito sabés q la responsabilidad es mucha. Pero lo importante es actuar, no dejarlo morir, después se ve qué se hace. Siempre alguien te ayuda. Lo primero es llevarlo a una veterinaria y hacerse cargo de todo lo q haya q hacerle. Mientras tanto se publica para tratar de conseguir tránsito para q ese animalito no vuelva a la calle cuando se recupere. Una vez que se consigue tránsito se lo pone en adopción”, cuenta.

Una vez recuperado, “se arman cadenas o campañas donde se pasa un número de cuenta para que quien quiera colaborar para cubrir los gastos pueda hacerlo. Si no se consigue un hogar de tránsito se busca algún refugio o guardería que cobran por día”, señala.

Los que se encargan de ayudar animales saben que lo más doloroso es verlos seguir su camino. Según Inés, “Lo difícil es dejarlo ir cuando llega el momento q aparece la familia q lo va a adoptar, es inevitable no encariñarse aunque uno sepa desde el principio q va a estar sólo por un tiempo. Yo he tenido varios animalitos y otros que he cuidado por unos días y he llorado cada vez q los tuve q ver partir. Siempre me prometo que es la última pero gracias a Dios nunca cumplo mi palabra.”

Quienes aman a los animales saben que siempre habrá más y más trabajo por hacer, que la tarea es incesante. Por ejemplo, Inés cuenta que un año atrás “apareció una perrita cerca de mi trabajo q se puso a parir al lado de las vías. Tuvimos q ayudarla a parir. Tuvo 8 bebés. Estaba muy asustada, seguramente la habrían golpeado en la calle y por eso huía de los seres humanos. Era pleno julio y los bebés no podían quedar a la intemperie así que les armamos una cucha enorme en un container”.

Después de alimentarlos y cuidarlos por 3 semanas su fueron a un lugar de tránsito desde donde fueron consiguiendo hogares. La mamá fue castrada. Inés dice que “hoy está totalmente domesticada, es súper dócil y feliz. Realmente no se puede volver a largar a la calle a un animal que alguna vez rescataste. Si lo vas a rescatar sabes que te tenés que hacer cargo talvez de por vida. Si sabés que no vas a poder, dejalo. Pasá el alerta y tal vez otra persona sí pueda”.

Los protectores de animales viene haciendo una campaña muy fuerte fomentando que en vez de comprar perros de raza, se adopten los que están en asilos. Al preguntarle sobre el tema Inés ahondó en la cuestión: al comprar uno de raza estás fomentando el negocio de la explotación de los animales. En los criaderos los tienen encerrados toda la vida en una jaula solo para procrear entre ellos. Las hembras son sometidas a quedar preñadas en cada celo sin tiempo casi de recuperarse entre cada ciclo. Cuando termina de amamantar a sus bebés se los sacan y vuelve a procrear hasta que el cuerpito se les gasta”.

“Hay muchísimos perros que no son de raza y esperan uan familia para q los adopte. Entonces…porque comprar uno de raza si podes adoptar uno sin casa? Así salvás la vida a otro animalito. Porque al fin y al cabo estamos hablando de eso, de seres vivos, sensibles que lo único q no tienen es voz para expresarse…aunque el que tiene animales sabe que no necesitan hablar para expresarse”, remata Inés.

“La gente no se da cuenta de la importancia de castrar a sus animales“. Según explica: “No es sólo para que no tengan cría sino evitarles miles de problemas para cuando sean adultos (tumores y demás enfermedades). Además, esterilizarlos le cambia muchísimo el carácter, los hace más tranquilos y obedientes porque les bajan las hormonas. Es un error creer q al esterilizarlos somos egoístas. La castración salva vidas. Un perro de la calle no castrado puede llegar a dejar preñadas a toda perra q el quiera y cada perra puede tener como mínimo entre 5 a 8 bebés por embarazo dos o tres veces al año y a su vez esas crías ya a los 7 meses entran en celo y se hace un círculo vicioso en donde la población de perros de la calle es inaudita. Lo peor de todo es el terrible destino de muchos de esos animalitos”.

La verdad, hay mucho más que podría seguir diciendo sobre esta movida de personas que suman su granito de arena cuidando a las criaturas más leales, amorosas y más desprotegidas de todas. Por hoy la dejamos acá, sabiendo que en este momento alguien está alimentando, mimando y dándole una oportunidad de ser feliz a algún perrito o gato que nació en la calle. Por todo lo dicho, cuando veas una cadena para encontrar hogar en Facebook o Twitter no dejes de compartirlo, no sabés a qué ser podés estar ayudando.

Todas las fotos son propiedad de Inés Simón Conrado. Vean su trabajo en su site.

Entrevista a Angie Ferrazzini, la mujer que creó el mercado sustentable Sabe la Tierra

Cada vez somos más los que buscamos vivir de una forma más natural aún viviendo en grandes ciudades. Por eso, están empezando a surgir -para la alegría de todos!- propuestas que combinan producción ecológica y comercio justo sin descuidar la calidad. Sabe la Tierra es un mercado que acerca a los nuevos consumidores responsables alimentos orgánicos, ropa, libros, productos de limpieza y mucho más. Todo ecológico.

Sabe la Tierra entró a su segundo año de vida y empezó recibiendo el premio Wow (la primera certificación de lifestyle de Latinoamérica) y  firmando contrato para estar dos años más en la estación San Fernando.

Éste mercado de la zona norte del Gran Buenos Aires fue gestado por la emprendedora Angie Ferrazzini, una argentina de 43 años que nació en el campo y se vino a la ciudad cuando eligió estudiar periodismo. Trabajó en diferentes medios gráficos hasta que llegó un momento en que el cambio hacia una forma de vida distinta, más saludable y sustentable, se hizo tan fuerte que  sintió que era momento de dejar de relatar historias ajenas y empezar a vivir la propia.

El cambio que Angie quería tenía que ver con comer alimentos que sabía cómo habían sido cultivados y por quiénes, y bajo qué condiciones los productores trabajaban. Tenía que ver con comprarle directamente a quien había hecho la ropa y el calzado. Tenía que ver con respetar la Tierra y con darles lo más sano a sus hijos.

Sigue leyendo

Agustín Albarracín: “El bambú es la madera del futuro”

Agustín Albarracín, el artista plástico y eco-diseñador argentino, estudió Bellas artes y arquitectura y se encarga de diseñar muebles y objetos con un desarrollo de bajo impacto ambiental, realizando varios de ellos con descartes como materia prima. En su búsqueda experimental ha dado con el bambú y, tras trabajarlo y estudiarlo, ha llegado a creer que estamos en presencia del material del futuro, con el sustituto más noble de la madera.

Fran

Tras participar de Casa FOA, Tecnópolis y el Festival Internacional de Diseño en Buenos Aires, Agustín nos cuenta, en una entrevista exclusiva con Alternativa Verde, cómo es diseñar con este material noble y qué cualidades lo vuelven una opción valiosa.

Entre sus efectos eco amigables podemos nombrar: detener la deforestación y preservar nuestros bosques, con las consecuencias positivas que esto tendría sobre la calidad del aire, la fertilidad de los suelos, el alto al calentamiento global permitiendo que los pulmones verdes cumplan su función saneadora, etc.

Desde tiempos pre colombinos el bambú fue usado para la construcción. Actualmente,  esos saberes están siendo recuperados por empresas como Bambú Guazú que fabrica puentes, estructuras, vigas, pisos, balcones, quinchos y pérgolas, muebles, techos, aberturas, cercos y medianeras.

Sigue leyendo

La chica en el árbol: Julia Butterfly Hill, una defensora de la naturaleza

A mis 17 años leí una nota en la revista Rolling Stone que me conmovió profundamente: una chica estadounidense estaba viviendo sola en la copa de una secuoya, a 60 metros de altura, porque esta era la única manera de impedir que una compañía maderera derribara a éste y otros árboles milenarios que había en el Condado de Humboldt, California.

Original de la nota publicada en 1999 en Rolling Stone

La foto de esa veinteañera abrazando al árbol, para mí, era todo un símbolo de compromiso con la Madre Tierra. Su imagen estuvo mucho tiempo colgada en mi habitación, y siempre la guardé porque la consideré un estandarte de todo en lo que creía. Hasta el día de hoy, 12 años después, tengo la nota conmigo y me ayuda a ilustrar esta nota.

Original, Rolling Stone, 1999

Esa chica que estuvo 738 días compartiendo su vida con Luna, la secuoya milenaria, se llama Julia Butterfly Hill y hoy tiene 37 años. Por estas maravillas del ciberespacio hace poco encontré su página en Facebook y la contacté. En esta entrada les comparto algunos pensamientos exclusivos para Alternativa Verde que ella nos compartió, a pesar de su ocupada agenda.

Sigue leyendo

Cine y producción ecológica: Durazno Film, un documental orgánico

¿Quién dijo que hacer cine no puede contribuir a cuidar el medio ambiente? ¿Que no puede ayudar a generar menos basura o a transformarla? La película boliviano-argentina Durazno demuestra que sí se puede hacer un film de forma ecológica. Dirigida por la cochabambina Yashira Jordán y con Fernanda Peñarrieta como productora por Árbol Cine Orgánico, el proyecto ya se encuentra en marcha.

La película es un documental creativo del género road movie, rozando el límite entre realidad y ficción. La historia es la de Ezequiel Kruger, un argentino de 25 años que inicia un viaje a dedo desde La Plata hasta Cochabamba para descubrir quién es su verdadero padre. Ezequiel será acompañado por el actor Nahuel Pérez Biscayart quien irá metiéndose en su mundo y construyendo un personaje sobre él.

La realización del film es original no sólo desde la historia que cuenta sino también porque está financiada con crowdfunding (financiamiento colectivo: cualquier interesado podrá convertirse en productor aportando tres dólares), creado a partir del transmedia (la película será contada desde diversos vehículos: cine, tv, móvil, flashmobing, video juegos, interactividad viral, etc) y hecho con producción ecológica.

Por ejemplo, la presentación de la película fue el pasado 4 de septiembre dentro de la campaña “Bosque es vida”, una iniciativa que busca sensibilizar sobre el cuidado del medio ambiente, y entre las actividades, realizaron tareas educativas para el manejo de la basura.

Organizada por Planeta Verde, el Spring Music Fest y Bosques Tropicales, “Bosque” ayudará a recolectar residuos reciclables que irán a financiar el rodaje en Bolivia, trabajarán también en una campaña de plantación de árboles en la que participarán estudiantes secundarios y organizarán el torneo deportivo Copa “Árbol”. También realizan picnics para recaudar fondos. El próximo será en La Plata el 16 de septiembre.

Sigue leyendo