Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), un peligro urgente

El descarte y posterior tratamiento adecuado de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) son temas que no tienen toda la difusión que debieran y me arriesgaría a decir que no es una carencia que se de sólo en Argentina. Esta falta de solución a un problema tan grave va de la mano de la ausencia de información que impera al respecto. Es decir, ¿qué comunicar y cómo concientizar sobre un tema al que las autoridades todavía no toman en serio?

Exhibición para alertar sobre la urgencia de tratar los RAEE

Francisco delatorre

Esta situación es de por sí paradójica  porque vivimos en sociedades en que estos objetos (televisores, monitores, celulares, electrodomésticos, computadoras, etc) no son sólo cotidianos sino también tan necesarios que hasta salir sin el teléfono inteligente provoca ataques de pánico.

Para aclarar el panorama de los RAEE hemos contactado a la argentina Eugenia Lo Giudice, abogada especializada en Derecho de Nuevas Tecnologías y Consultora de Naciones Unidas. Como a su vez trabaja como docente universitaria, y despunta su alma de investigadora periodística, Eugenia explica todo con una claridad envidiable. Por ello, mejor me dejo de rodeos y los invito a desandar un camino que ella conoce como nadie.

Eugenia está viviendo “actualmente y por algunos años en Panamá, donde la naturaleza no deja de sorprenderte cada día, tanto, como la necedad del ser humano que quiere estrujar su riqueza sin ver que todo puede tener un final. Esto último me llevo a investigar y presentar un trabajo tratando de demostrar la necesidad imperiosa de reglamentar las huellas que deja la actividad humana descontrolada. En Argentina especialmente, la necesidad de dar sanción final al proyecto de ley sobre manejo de los residuos eléctricos y electrónicos que crecen en forma exponencial en nuestra sociedad”, cuenta.

Omhlop

La abogada señala que el peligro está en “el vertiginoso ritmo de la tecnología y la alocada carrera del consumismo que generan un grave “riesgo” si no se trata el tema con responsabilidad desde los diferentes actores, sociedad de consumo, gobiernos, empresarios y consumidores”.

El sistema económico se basa en la obsolesencia programada y también en la percibida, apunta Eugenia. La primera tiene que ver con hacer que las cosas dejen de funcionar antes de lo que debieran para impulsar a la compra y la última “responde a la presión que ejerce la sociedad a lo que podríamos llamar moda que propone ´esto funciona pero ya hay un modelo mejor, pues cambiémoslo´.

Aquí entran a jugar su rol los RAEE ya que en base a la moda millones de aparatos eléctricos y electrónicos son desechados dia a día y van a parar a rellenos sanitarios o son acumulados.

RAEE

Curtis Palmer

Los componentes de los RAEE no tratados adecuadamente generan la posibilidad de producir daño al hombre y al medioambiente por la exposición a un agente químico o físico bajo condiciones específicas”, observa Lo Giudice.

Entre los RAEE predominan materiales pesados como, por ejemplo, “el plomo que produce daño renal, trastornos menstruales, irritan el sistema nervioso y disminuyen los glóbulos rojos; el cadmio que afecta al hígado, el riñón, los pulmones, el corazón, los huesos y el níquel que afecta los pulmones, provoca abortos espontáneos”, enumera.

La mayoría de los países “desarrollados” envían sus RAEE a países africanos

Jake Brown

Como siempre, desde Alternativa Verde no queremos preconizar ningún apocalipsis ni pintar un panorama catastrófico sino dar la clave que ayude a destrabar este conflicto. Por eso, nuevamete, el reciclado viene al rescate. Como bien lo dice Eugenia, “apropiada gestión del e-waste significa generar oportunidades económicas, sociales y medioambientales porque se puede reutilizar, restaurar o reciclar”.

Las cifras dan esperanza en medio de imágenes de pilas de “basura electrónica”. Como bien puntea la especialista:

  • se estima que el 25% de los metales contenidos en los RAEE es recuperable,
  • 72% se puede reciclar desechándose tan solo el 3%.
  • Se recuperan metales como, plata, cobalto, sílice, etc. esto es lo que llaman “minería urbana”
  • Socialmente da cabida a mano de obra desocupada y ayuda a sectores que no tienen acceso a la informática.

Guiyu, en China, es un pueblo que vive del desguace de estos residuos poniendo en peligro la salud de su población

Anna

A fines de 2011 solamente en Argentina se produjeron alrededor de 120 mil toneladas de RAEE lo que equivale a 3kgs/año/habitante. Pero, en contrapartida, no hay en marcha un sistema que tome los desechos y los trate apropiadamente. Es decir, “hoy por hoy en la Argentina no contamos con una ley federal, si bien hemos logrado en la Cámara de Senadores media sanción a un proyecto de ley presentado por el senador Filmus en el 2011, necesitamos que así lo haga la Cámara de Diputados. Si no se antes de fin de año, el proyecto perderá estado parlamentario”.

La propuesta que espera sanción propone la responsabilidad post-consumo, es decir, la “responsabilidad extendida del productor” desde la puesta del producto en el mercado hasta su deposición misma. Mientras no se sancione una ley que contemple el tratado específico de los RAEE, esta problemática seguirá estando bajo el paragüas de la ley general del ambiente y de Residuos Peligrosos.

Eugenia está convencida de que “si trabajamos sobre los pilares de la concienciación de la sociedad, gestión adecuada y optimización de los e-waste para una correcta legislación, generaremos fuentes de trabajo, ayuda a sectores sin acceso a la informática, incentivos a la alternativa de “reciclar o reutilizar” y formación de ciudadanos responsables en la sustentación del ecosistema”.

Pueden visitar la web de Rezagos para saber dónde llevar sus RAEE en Buenos Aires y para hacerlo en toda Argentina consultar en Donde Reciclo

4 formas de transformar pallets en muebles y diseño para el hogar

A esta altura del partido y después de haber visto tantas genialidades que pueden hacerse con los pallets, me sería muy difícil querer armar algo en casa a base de maderas nuevas en vez de con unas como estas, usadas pero con mucho potencial.

Hace poco acá les mostré que cómo podían convertirse en una mesa de trabajo, en sillas, en mesas ratonas y paredes para separar ambientes. Tras ver el post que sigue, los desafío a ustedes a no querer algo hecho con pallets porque todo lo que sigue está tan lindo que nadie imaginaría que la materia prima ha sido una pieza usada para transportar toda clase de elementos por vaya uno a saber qué rincones del mundo.

Empecemos con este lindo banco para tu patio o balcón hecho con pallets:

Aunque cueste creerlo, esta habitación de chicos tiene unas camas marineras divertidas hechas con ¡pallets!

Houzz

Habíamos visto una idea similar pero este modelo le da un estilo más formal y sobrio al mismo concepto. Diferentes ganchos de los que colgar no sólo ropa sino también hasta un reloj de pared y el aplique de la reja debajo para colocar los zapatos redondean una forma genial de reutilizar un pallet.

Jessicademaio

Por último, esta idea que encontré en el blog estadounidense Bower Power Blog termina de confirmar que la madera de los pallets sirve para todo lo que se pueda imaginar. En este caso, se usaron para recubrir una de las paredes del cuarto de su bebito.

Tomaron las precauciones del caso, entre ellas averiguar que los pallets que consiguieran no hubieran sido tratados con pesticidas y fungicidas tóxicos sino que fueran maderas sin tratar.

bower power blog

Al lijar las maderas siempre hay que usar una máscara para protegerte, principalmente si estas fueron tratadas con químicos. Para ver todo el tutorial de cómo elegir las tablas a usar, cómo tratarlas y amurarlas, tienen que entrar en el post -eso sí, está en inglés-.

bower power blog

Así queda el trabajo final de la pared revestida con pallets:

Las posibilidades del reciclaje no deja de sorprenderme. ¡Cuántas cosas lindas!

Diseño para jardines e interiores con reutilización y reciclado

Es genial que, en pos de cuidar el medioambiente y no saturarlo de basura que tarda cientos de años en degradarse, casi todo puede ser puesto bajo dos de las R del trio salvador (Reducir, Reciclar y Reusar). Ropa, bijouteri, muebles, lo que se ocurra puede ser salvado de las garras de los vertederos sólo usando un poco de imaginación y poniendo manos a la obra. Aquí les traigo algunos elejemplos que “reutilizo” desde Pinterest.

Empecemos con ideas para el jardín o patio. Yo no tengo pero si tuviera, tendría este biombo hecho con puertas:

Hometalk

Sabemos que una manera clave para reducir nuestros residuos es reciclar los materiales: el papel usado se convierte en nuevo, el vidrio y los metales se funden para crear nuevos objetos,las maderas se compactan. También podemos reusar elementos que ya no nos sirven. Los frascos pueden volverse portaretratos, las latas pasan por macetas, un rastrillo puede ser un soporte para tus herramientas de jardín.

Hemos visto que una de las tendencias para no desechar muebles viejos, por ejemplo, es restaurándolos o, como se dice ahora, haciendo upcycling. En este sentido hemos visto muchas opciones e ideas con reciclado y decoramos interiores del mismo modo.

Otro ejemplo es este pallet un tanto castigado fue cortado, lijado y convertido en una hermosa mesa de jardín:

Esa cajonera que tal vez ya no quieras en tu living o habitación, puede pasar a alegrar tu patio convertida en una especie de huerta vertical.

Mirá más en Patty´s Creations, de donde saqué esta idea colorida.

Abajo, una silla hecha con pallet reciclado. Si bien se requiere un poco más de oficio para lograrla, lo que quiero mostrarles es que no hay nada para lo que un pallet no pueda servir. Me encanta, ¿qué les puedo decir?

via Polyvore

Como les conté, mi locura por la ecología hace que me sea imposible tirar un corcho. Sabiendo que proviene de los alcornoques, esos árboles tan particulares que se encuentran sólo en algunos lugares, hacen que este material sea cada vez más escaso y caro. Entonces, cuando una bebida espirituosa pasa a mejor vida, los corchos van a mi provisión que estaba esperando una idea como esta para dejar de ocupar lugar en mi armario.

  Si vieran el lio que tengo con mis accesorios, dirían ¿cómo no se te ocurrió antes esta forma de reutilizar un cajón y unas botellas para organizarlos? ¡Al fin mis collares y aros dejarán de enredarse con mis pulseras!

Por último, y ya los dejo que piensen cuál de todas estas hermosas ideas pondrán en marcha, estas bombitas de luz, un estencil con las formas caladas que gustes y un poco de pintura en aerosol y tenés este adorno lindo, lindo (me hace acordar a los adornos de Navidad, ¿no?)

¿Les gustó?

Reciclaje: cuál es la diferencia entre upcycling y reutilzación

Si pasás mucho tiempo viendo blogs sobre ecología, habrás notado que se usa mucho el término upcycle como así también el de reutilizar y reciclar. Este post es un breve glosario que espero les sirva a ustedes como me sirvió a mi, que últimamente me topaba con estos términos y no lograba entender la diferencia que tenían. ¿No eran lo mismo las tres? La respuesta es NO.

Upcycle sería restaurar, es decir, tomar un elemento (portaretrato, mesa, silla, vestido, lo que se te ocurra) y mejorarlo,. Ese objeto podría haberse seguido usando tal como estaba porque no era inservible pero gracias al upcycle se verá nuevo y mucho más lindo. Esto se logra con un poco de pintura, complementos  paint, add-ons, un nuevo tapizado, etc.

Aquí un ejemplo de upcycling de la genial Casa Varda

Otro ejemplo de upcycle de Casa Varda:

Reutilizar es tomar algo y darle una nueva función que tal vez no fuera la original. Como muestran en My alvaged treasures este pie de cama convertido en un cartel:

 

Tanto el upcycle como la reutilización son formas de reciclar puesto se pone en práctica su esencia que es  “someter a una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto”.

 

 

Los pequeños detalles que me hacen actuar como una fanática de la ecología

Últimamente vengo preguntándome muy seriamente cuándo me volví una loca ecológica. Quiero compartirles mi experiencia a ver qué les parece y que me cuenten si soy la única o a ustedes también les pasa.

Hace unos meses fuí a la casa de una amiga y me sorprendí a mi misma sintiendo que se me prendía una lucecita rojo en mi cerebro cada vez que veía que hacía algo “anti ecológico”. Para que entiendan bien a qué me refiero, mientras miraba a mi amiga cocinar noté que:

1. dejaba la canilla abierta mientras lavaba los platos,

2. Dejaba la heladera abierta por varios minutos -dejando perder el frío y haciendo que consuma más energía-,

3. tiraba todos sus residuos sin clasificar y para peor mandaba a la basura alimentos que estaban casi en perfecto estado sólo porque “hacía una semana que estaban en la heladera”. El súmun fue, sin dudas, cuando tiró una salsa que se había puesto fea ¡¡por el inodoro!! La sola idea de gastar 20 litros de agua en una descarga innecesaria me sacaba canas verdes.

Con estas dos acciones bastó para que mi alma sensibilizada con la cuestión ambiental pusiera el grito de horror en el cielo pero, aún así, no dije nada. ¿Qué derecho tengo de señalar con el dedo lo que hace en su propia casa? Además -pensé –¿no será que estoy demasiado fanatizada con todo esto? Tal vez esté exagerando.

La cuestión volvió a mi mente un día en el StarBucks, lugar al que me gusta mucho ir pero que me hace sentir culpable porque todo lo que se consume viene en envases desechables. Esto siempre hace resurgir mis preocupaciones por todos esos implementos que se consumen a diario en las ciudades y que duran un uso y van directo al tacho ¡sin clasificar! ergo, sin posibilidades casi de ser recicladas.

Cubiertos, bandejas, bolsas plásticas, packaging de todo tipo. Pensar que con tan poco como tener un cesto extra, separar la basura y encargarse de depositarla en el lugar adecuado alcanzaría se haría tanto bien al planeta. Este es otro punto sensible de mi conciencia ambiental que se siente al borde del abismo al ver cómo a tantas personas aún les pasa desapercibido.

Así fue como en mi último paso por Starbucks, y más allá de que sus vasos son de cartón, no pude dominarme y terminé trayéndolos conmigo y usándolos para unos brotes de ajíes que tenía que transplantar. La duda volvió a asotarme: ¿estaré perdiendo mi cordura? ¿qué hace una persona cuerda con unos tarros sucios en el bolso? Lo dejé pasar, no creía que fuera tan tremendo aún.

Claro que poner el agua que sobra del mate en mi regadera (bidón de jugo reutilizado) para hidratar a mis plantitas no es nada alocado. Tal vez tener las botellas de vidrio (y todo elemento de este material) separadas de los residuos por meses porque no tenía oportunidad de tener cerca un lugar donde llevarlos a reciclar no fuera tan grave, me dije.

Pero volví a sentir que tal vez estuviera desvariando un poco cuando me fuí (a falta de tener coche) en un viaje de una hora en tren y colectivo hasta la casa de mi mamá con las botellas, unas quince en total y pesaban bastante, porque cerca hay uno de esos súper cubos para dejar el vidrio para reciclar. Eso fue un poco extremo, podría decirse.

Tal vez sea medio extraño haber levantado alguna que otra pila del suelo porque me daba no se qué dejar que fuera a contaminar el agua si yo podía impedirlo. Si lo pienso mejor, ya cuando trabajaba de recepcionista separaba los papeles y plásticos y se los daba al primer cartonero que pasara. ¿Acaso mi conciencia ambiental estuviera haciéndome actuar de formas extrañas? ¿Seré muy rara?

¿Soy la única que siente real indignación al ver a los encargados de los edificios lavando las veredas cada mañana (limpio sobre limpio) y dejando correr el agua como si no fuera escasa? Son esos los momentos en que siento que debería dejar salir mi Justiero Ecológico para impedir semejantes barbaridades.

Aún veo muchas personas (¡y de todas las edades!) tirando papeles o botellas al piso sin pensar en que tal vez en un rato ellos vuelvan a pasar por allí y estén entre la basura que ellos mismo generan. Estas cosas me exasperan sobremanera… ¡¡quisiera decir a los gritos que hacen mal!! ¡¡qué esperan para empezar a cambiar las cosas por ellos mismos!! Pero no hay caso, es un riesgo que no me animo a tomar. Lo más seguro es que quede como la loca y me den una mirada de indiferencia que no soportaría.

Por eso, la última vez que cené con cubiertos plásticos y tomé en vasos descartables volví a envolverlos en servilletas para que no ensucien y me los traje a casa para tirarlos con los desechos reciclables como corresponde. Por eso, seguiré diciendo “la bolsita no hace falta” cuando salga de compras, aunque me miren como si tuviera un fetichismo a la inversa. Porque mis acciones sí las puedo controlar y haciendo lo que corresponde, la lucecita roja de alarma en mi cabeza se apaga.

Tal vez sea una fanática -y todavía hay quien me mira raro cuando voy a dejar la bolsa en el tacho de reciclables indicado, aunque no lo crean- pero puedo decir que desde mi lugar, estoy haciendo algo por el mundo y por el prójimo. Siempre se puede hacer más, mucho más, ¡por supuesto! y a eso apunto pero mientras tanto ¡estoy feliz que mi conciencia sea cada día más verde!

(Aproveché a ilustrar la nota con muchas fotos que saqué en estos meses que tienen un denominador común, adivinen cuál!)

El papel del reciclaje: Papelera Quequén, una empresa que pone freno a la deforestación

La deforestación puede parecer un problema lejano para algunas personas. Se puede llegar  a creer que porque ocurre lejos de las ciudades no afecta en nada la vida del grueso de la población. Puede creerse que sus consecuencias nos son ajenas.

London Permaculture

En gran parte de estas (falsas) premisas descansa la mentalidad de quienes consideran que el cuidado de la ecología no los compromete en nada y, mientras no se vean “tocados” por ningún hecho en particular, seguirán obrando sin reparar en lo que pasa un poco más allá de su entorno cercano.

Para bien de todos y para mal de algunos, debo decirles que todo tiene que ver con todo en este mundo que vivimos. El simple hecho de utilizar mucho papel en tu oficina, de imprimir innecesariamente y de no clasificar tus residuos separando las hojas blancas para que lleguen a una instancia de reciclaje, es uno de los puntos que hace que se siga necesitando talar árboles. 

Ted Lappin

No todas las plantaciones de árboles funcionan de manera controlada. Muchas más veces de las que quisiéramos, la materia prima para fabricar papel proviene de la tala ilegal o de zonas que no respetan los ritmos básicos de regeneración de los bosques.

Boby Dimitrof

Así, disminuye en las zonas forestadas que son los pulmones del mundo y aumenta la contaminación en el aire.Ese mismo aire que respiramos incluso en las ciudades. Por eso tenés que pensar que si no empezás a incorporar ciertos hábitos para cuidar al planeta es como si lanzaras un boomerang negativo que, rápidamente, volverá a vos.

Eso sin mencionar las tierras deforestadas que dejan de permear el agua ocasionando laúdes, lavando la capa fértil y volviendo improductivo el suelo. Y sin entrar en el destrozo del hábitat que significa para todas las especies animales y vegetales.

¿Qué hacer?

Pero lejos de ponernos mal y sentarnos a lamentarnos, te propongo algo mil veces mejor: ¡¡hacé algo para cambiar esto!! ¿Cómo? Volviéndote responsable de cada acción. Primero, imprimí sólo cuando sea necesario y usa ambos lados de la hoja. Cuando necesites desecharlo, separá el papel -insistile a tus compañeros de trabajo para que también lo hagan- y entregáselo a algún recuperador de residuos o cooperativa cercana.

El notición que te traigo es que gracias a Papelera Quequén, una empresa argentina, ahora también podés ser un consumidor responsable y comprar resmas de papel 100% reciclado. Ni un solo árbol debió morir para que vos tengas tus hojas. Lo certifica el sello FSC, que se le otorgó a Quequén y que la convirtió en la segunda empresa en Latinoamérica  y la tercera en el mundo en lograr este aval.

Usar papel que fue hecho de forma ecológica, con materia prima recuperada por distintas cooperativas de reciclaje y que, a  su vez, una vez usado permite volver a reciclar  para producir nuevo papel es el mejor círculo verde posible.

Papelera Quequén empezó a funcionar casi a principios de siglo pasado (en 1911) y los diferentes vaivenes del país y de la historia desembocaron en un nuevo comienzo en 2001 produciendo papel reciclado. Sus productos abarcan blocks, cuadernos, tacos, papeles para Corrugar (Línea de marrones y tapa blanca) de 80gr. A 200gr., papeles para embalar Kraft de 80Gr y papeles de fabricación de tubos. Consultá sus puntos de venta en Capital Federal, Mar del Plata, Necochea y Caruhué. También están en Sabe la Tierra.

El orgullo como argentinos y sudamericanos de que una empresa como Papel Quequén, que sin ser gigantesca, logre cada día hacer una producción respetuosa del planeta, reciclando y cuidando nuestros recursos es muy grande.

Además, los mismos cartoneros (personas que rescatan de la basura los materiales que pueden tener un segundo ciclo) pueden vender sus resmas para sumar un nuevo ingreso a sus economías. Apoyar con nuestra compra esta iniciativa tanto ambiental como social es una forma de respaldar un cambio en la mentalidad empresarial.

Estos son los números del reciclaje papel según EPA (Agencia Protección Ambiental de Estados Unidos):

  • 90 %  de pasta de papel está hecho de madera, 35 % de los árboles en el mundo son para producir papel, el papel reciclado no utiliza nada de pasta por lo cual no se utilizan árboles.
  • Reduce la contaminación: usar pulpa de reciclado reduce la contaminación del agua en un 35% y la contaminación del aire en un 74%. Además se necesita menos petróleo en el proceso.
  • Ahorro energético: se utiliza 40% menos que con el papel común. Reciclandouna tonelada de papel de periódico se ahorra la electricidad necesaria para alimentar una casa de tres dormitorios por un año.

Para más información visita Papel Quequén

Fuente: unblogverde

Decoración con reciclado: percheros hechos con picaportes

Fue amor a primera vista. En ese mundo lleno de imágenes llamado Pinterest esta genialísima idea atrapó mi mirada y ¡¡flash!! Díganme si esto no es un killer al 100%: picaportes vueltos percheros!

Los picaportes los podés encontrar en ventas de demolición, en mercados de pulgas, perdidos en el fondo de un cajón en ese cuartito de los trastos que todos tenemos en casa. Si sos un poquito “rescatador de residuos” hasta podés levantarlo de la calle. Va en gustos, ¿vieron?

Los pintamos, los amuramos y tenemos dónde colgar bolsos, sacos, collares. .. mi devoción por las antigüedades, la decoración y el reciclaje conjugados en un solo lugar. (Estos detalles hacen que un lunes sea menos lunes).

Fuente: Board Simplystated.realsimple Reppined by Maggie Becker

Casa de juego hecha con tetrapacks reciclados

En otros posts vimos cómo poner en valor pallets, persianas, neumáticos, libros e inclusive frascos de vidrio que parecían no tener más destino que ser descartados. Aún nos quedaba por ver qué nueva vida podía dársele a los tetrapacks.

Sebastián Bustos

Estos envases que se utilizan para diferentes bebidas (leche, vino, jugo) están hechos con el mínimo posible de papel, polietileno de baja densidad y aluminio. Esto se debe a que los tetrapacks, o tetrabricks, se crearon para ser lo más ecológicos posibles utilizando la menor cantidad de recursos para su fabricación, una premisa que cuida el medio ambiente desde el inicio.

De todas maneras, llegado el momento de desechar estos envases la opción de reutilizarlos es otra opción viable además del reciclaje. Un ejemplo de los usos que podía tener el tetrapack se vio hace algunos años en Buenos Aires, cuando se los utilizó para construir tachos de basura, que se colocaron en la Plaza San Martín y todavía están allí.

La alternativa que eligió mi amiga Patriciafue usar los tetrabricks para costruir las paredes que servirían como casa de juegos para su hijo. El resultado fue éste:

El paso a paso que hizo Patricia para construir esta casa de juegos es así:
  •  lavó las cajas y después las cerró por los dobleces originales que luego sujetó con cinta adhesiva ancha,
  • cuando tuvo suficiente cantidad, fue haciendo las “paredes”, utilizando las cajas como si fueran ladrillos, pegándolas entre sí con cinta adhesiva. Es importante “intercalarlas” para que las paredes queden más firmes.
La idea original de usar los tetrapaks para hacer paredes se puede aplicar más allá de una casa de juegos, a vos ¿cuál se te ocurre?

Ideas con reciclado: inspiración para reusar y decorar

Nuevamente, Pinterest fue mi fuente de ideas. Como suelo juntar tachitos, cartones, cintas y demás cosas que me parecen buen material para un proyecto de decoración futura (aunque, la verdad, muchos de ellos tardan demasiado en ver la luz), aquí te dejo algunas ideas que me gustaron para tomar de modelo o mejorar.

Frascos que se sujetan a un tablón viejo pueden servir para una huerta pequeña que podemos tener en el interior de nuestra casa. La duda que tuve fue ¿se puede perforar el vidrio? porque, evidentemente, las plantitas necesitan respirar por algún lado. Averigué que sí es posible hacer una perforación en la base, aquí te dejo las indicaciones.

Si no te animás a la huerta, el modelo puede servir como organizador -por ejemplo, una especie de costurero moderno- o llenando los frascos con piedras, caracoles o canicas, también puede ser un elemento decorativo más.

Usar los cajones de frutas está muy de moda. Acá hay una forma de utilizarlos como vestidor. El que más me gusta y hace tiempo quiero implementar es el cajón con ruedas. Me parece de lo más divertido!

En el blog hay varias ideas de cómo reutilizar papeles y libros (en percheros, estantes, usando las hojas de revistas para hacer una bolsa), esta técnica de enrollar las páginas, achatarlas y convertirlas en un marco para tus fotografías o láminas, me gusta mucho.

En este caso, un marco en desuso o de algún cuadro que ya no quieras tener más a la vista puede transformarse en una opción divertida para tener tus fotos, literalmente, colgadas (algo que está muy de moda también).

Los frascos son algo que siempre tenemos que desechar porque suelen acumularse fácilmente. Si te da lástima tirarlos -como a mi me pasa-y, cada tanto, guardás uno porque tienen una linda forma o un buen tamaño pero después terminás preguntándote ¿para qué junto esto? vaya esta manera de darles un nuevo uso (ya te había mostrado como hacerlos portaretratos).

Los pintamos, dejamos franjas asimétricas sin pintar, y los iluminamos por dentro con velas para dar un toque de luz distinto en algún rincón de casa.

El último aunque no por eso el menos importante, de hecho, es el que más me gusta de todos. Un rastrillo convertido en tu organizador de tus herramientas de jardinería.

Las posibilidades del reciclado y la reutilización son infinitas. ¿Cuál pusiste en práctica últimamente?

Decorar interiores con reciclaje: renová tu casa con ingenio y cosas usadas

Ya les conté de Pinterest, lo se. Es que por ir de pizarrón en pizarrón me topé con una joyita del reciclado: el blog Dishfunctional Design. ¡Tienen una idea mejor que otra y todas son con elementos reciclados!

Cualquier casa quedaría hermosa con toques ecológicos de diseño como éstos. Me embarga la emoción de todas estas cosas lindas que ví y no puedo esperar para mostrarles, así que comienzo.

1. Cajones de un mueble/escritorio colgados en en la pared como estantes para tus tazas o lo que quieras. Ésta idea Mychampgnetaste.

2. El respaldo de una silla amurado a la pared como estante y toallero para tu baño.

3. Un puerta o persiona se tranforma en un toque country con un poco de pintura y unos ganchos para ser perchero. Muy romántico, ¿no?

Pallets, Pallets everywhere!

Un pallet pintado bien colorido, unos ganchos = un perchero copadísimo!

Dos formas de reutilizar dos pallets: en la primera, un color rústico y opaco (el betún de judea puede servir) para estar a la intemperie en el jardín o patio.

Pintado con un sintético brillante y en color shocking para mesa ratona en el living. Todo lo que se necesita es pintura y ruedas, genial.

Conseguite unos pallets en buen estado y hacé una división para el living del estudio…

Con esto les vuelo la peluca: escalera de pallets: ¡¡enloquezco con tan buena idea!!

¿No les dije que eran geniales estas ideas de reciclado? Sólo necesitaría una casa gigantesca para poner todas en práctica. ¡¡Vamos!! ¡¡Manos al reciclaje y después me muestran cómo les quedó!!