“Buen pastor, una fuga de mujeres”, un documental que reconstruye la memoria

Me tomo la licencia de correrme un poco de nuestro eje, la ecología, para traerles una historia que ocurrió en Argentina en los años 70 pero que puede haber ocurrido de forma similar en muchos países latinoamericanos. Eran épocas en que Isabel Martinez de Perón era el rostro del gobierno y en que la sociedad ya bullía de ideales que empezaban a contrariar a los poderes económicos de turno. Tanto que se encaró una cruzada contra quienes tildaron de “subversivos”.

Subversivos eran los hombres y mujeres con convicciones políticas distintas, que creían en el poder de la clase trabajadora para cambiar la realidad  y convertirla en una situación más justa para todos. Corría el año 1975 en Córdoba y algunas militantes habían sido puestas presas por defender sus principios en la Cárcel del Buen Pastor.

Ante la injusticia de la situación, distintos grupos políticos partidarios de la época coordinaron una fuga para lograr la libertad de las presas políticas. Este episodio ha sido silenciado en la historia política reciente de Córdoba porque supo dejar en ridículo a las fuerzas de represión que se vieron burladas y que despertó un escándalo para la Córdoba conservadora,

De la reconstrucción de la memoria sobre este hecho trata el documental “Buen Pastor, una fuga de mujeres”, que se estrenó en 2010 pero que llegó hace unas semanas a Buenos Aires y pronto lo hará en La Plata.

Digo “reconstrucción” porque  el 4 de agosto de 2007 el gobierno de José Manuel De la Sota inauguró el Paseo del Buen Pastor, un complejo comercial, gastronómico y recreativo en este sitio donde la historia tuvo lugar. Hacer locales allí era un gesto que parecía decir que lo acontecido no tuviera importancia, como si las paredes no guardaran testimonio y no merecieran conservarse como un símbolo de “nunca más”.

Este documental rescata la historia de 26 mujeres, guerrilleras, presas, y fugadas. Revolucionarias, madres, estudiantes, trabajadoras y militantes. Combativas y luchadoras. Un testimonio que vuelve a poner a la luz y los ojos de todos el rol de las mujeres en la dictura. Por todo esto, me contacté con Viviana Inés García, Co-Productora Ejecutiva, quien trabajó también en la investigación y archivos, cámara y foto fija.

Vivi cuenta que esta “es una historia que escuché desde que era niña pero que la sociedad cordobesa no conocía o no recordaba. Mi interés fue dar a conocer a estas mujeres que sentí nombrar reiteradamente y que fueron para mí, un ejemplo a seguir. Mujeres que soñaban con un país hermoso, corajudas, militantes, solidarias, comprometidas, en fin, revolucionarias. Y que hasta el día de hoy siguen pensando y luchando como hace varios años atrás”. La idea con el documental fue “rendirle un pequeño homenaje a esas 9 desaparecidas, a esas 26 fugadas y en especial a una de ellas, a mi madre”, remarca.

 

Buen Pastor... nace del trabajo en conjunto de Mariana Tello, quien llevaba adelante su investigación para la tesis de maestría en antropología y Viviana que hacía tiempo venía interesada en realizar un documental sobre la fuga del buen pastor.

 

El proceso de filmación fue muy largo. La primera entrevista se hizo en 2.003 y el día del estreno fue en 2.010. Ocho años llevó todo el proceso de investigación, rodaje y edición. En el medio, Mariana se fue a vivir a España y Vivi siguió almacenando algunos acontecimientos claves, como la visita de una ex presa política a Córdoba que regresaba luego de muchos años.

Mientras Buen Pastor, una fuga de mujeres seguía su proceso de gestación, se comenzó a derrumbar el edificio. “Lo iban derrumbando, lo iban desapareciendo”, recuerda Vivi. El tiempo siguió su curso y “las mismas ex presas políticas comenzaron a incorporarse al trabajo pero ya no como entrevistadas solamente sino como parte del equipo, buscando financiamiento y determinando también que ejes querían para este documental”. En el tramo final, la productora el Calefón se suma  al proyecto y se logra de esta manera seguir y terminar el proyecto audiovisual.                       

El resultado es una pieza más del rompecabezas del pasado reciente que, desde hace muy pocos años, los argentinos nos animamos a empezar a armar. Que estas historias no queden sin contar, que cada vez seamos  más capaces de escucharlas, no tiene que ver con compartir ideologías sino con un grado de maduración como sociedad que, al enfrentarse a sus sombras, las supera y mejora.

Habla de ciudadanos que se animan  a mirar a los ojos a un período turbio y sangriento perdiéndole el miedo y  entendiendo -proclamando- que algo así no debe volver a pasar. Espero, sinceramente, que todos los países del mundo seamos capaces de reflexionar sobre los errores históricos y de hacer el mejor esfuerzo por no volver a repetirlos.

Si les interesó, aprovechen a ver el documental en Buenos Aires en Av. Corrientes 1543 el 31 de mayo a las 19.30. Hoy 24 a las 19 horas en la función especial por el aniversario de la fuga, con la presencia de los realizadores y ex presas políticas del Buen Pastor.La cita será en la Casa del Bicentenario, Riobamba 985. En La Plata pueden consultar las funciones en La Plata Go.

Aquí les dejo el trailler:

El mensaje ecológico oculto en la película Las aventuras de Tintín

Terminé (recién, recién) de ver la película Las Aventuras de Tintín, El secreto del Unicornio (2011) y me sorprendió ver el mensaje relacionado al medioambiente que quedó en medio de una de las secuncias. ¿La vieron? ¿Se dieron cuenta a cuál me refiero?

Primero que nada, si todavía no la vieron, valga la recomendación que les hago ¡¡vean esta peli!! El jovensísimo periodista Tintín junto a su fiel compañero de aventuras, su perro Milú, tienen que encontrar un tesoro  perdido en alguna parte del fondo del mar antes que un malvado lo haga.

No se equivoquen, este film no es sólo para chicos. La historia está contada genialmente, con mil detalles para apreciar en cada escena, como no podía esperarse otra cosa del gran Steven Spielberg. El combo misterio + detective + viajes + aventuras está aprovechado al máximo. El ritmo que tienen Las aventuras.. no da respiro y, si te descuidás un momento, podés perderte algún dato fundamental para resolver el acertijo sobre dónde se encuentra El Unicornio.

Para poder encajar las piezas del rompecabezas que Tintín se empecina en armar, llega a una ciudad  costera del África (después de aterrizar forzosamente en el Sahara). Es entonces cuando el mensaje ecológico se cuela muy sutilmente en medio de la trama detectivesca. En este lugar hay carteles que dicen “ESCASEZ DE AGUA” y se ven largas filas de personas que esperan su turno para poder conseguir algo de este vital elemento.

Tintín asiste a un concierto de ópera en una especie de ciudadela donde viven las personas ricas del lugar y allí se ve claramente cómo los poderosos no sólo no pasan sed sino que además tienen lagos y fuentes de aguas danzantes. Pueden tener todo esto porque ellos viven del otro lado de la gigantesca represa, mientras el resto de los lugareños padecen por un vaso de agua. ¡¡Qué increíble (y tan cierto) detalle!!

Estando en la ciudad se desata una persecución asombrosa en sidecar en la que el Capitán Haddok (el otro gran protagonista de Las aventuras..), de pura torpeza, en vez de disparar con la bazooka a quienes los perseguían, dispara a la represa, destruyéndola y permitiendo que el agua fluya nuevamente hacia el pueblo. 

Así como se los cuento, este detalle del agua en Las aventuras de Tintín es algo ínfimo, casi incidental y que puede pasarte desapercibido porque pasan muchas cosas al mismo tiempo. Pero me pareció sencillamente sublime colar un tema tan importante en medio de esta historia y, de alguna manera, ponerlo a la vista de todos los millones de espectadores que la han visto en el mundo desde su estreno en diciembre pasado.

La moraleja que nos deja Tintín es: los poderosos quieren el agua pero el agua es una riqueza de toda la Humanidad. Da para pensar, ¿no les parece?

Les dejo un trailler para que se emocionen como yo con la peli y no puedan esperar a verla! (Habrá segunda parte, así que a no desesperar).

Cine de nuestras patrias: cortos con temáticas verdes

“Cine de nuestras patrias” fue organizado por la argentina Cine a la Intemperie y la productora uruguaya Medio y Medio Films con la excusa de juntarse para ver cortos y películas de producción independiente y off stream.  Se realizó el 16 de diciembre y tuve la oportunidad de participar. Los cortos que se mostraron realmente merecen un post, por ello, se los comparto aquí.

Empezando por Teclópolis 12´´, un corto de Can Can Club, hecho todo con materiales que podrían considerarse reciclados: teclados, mousses, coladores de lata, tejidos, telas. Cuenta sutilmente cómo la ciudad ha ido absorbiendo el ambiente natural, al punto de enterrar bajo su cemento todo lo que se interpuso en su camino.

Sigue leyendo