Huella ecológica, el paso a una economía sustentable para no destruir el planeta

El pasado martes 20 participé del seminario organizado por Amartya Promoviendo Sustentabilidad sobre “Huella ecológica” que estuvo a cargo de Juan Carlos Morales, representante de Global Footprint Network. La conferencia se hizo en la Universidad de Belgrano, en un auditorio repleto, lo cual es un buen signo de que somos muchos los que queremos entender y atender más al cuidado del medioambiente.

La huella ecológica es un concepto matemático aplicado a medir la presión que genera la demanda humana sobre la naturaleza. Dicho muy llanamente, el cálculo estima cuántas hectáreas dispone cada habitante para obtener los recursos que le permiten vivir y cuántos, en realidad, de esos recursos utiliza.

Para vivir de una manera sustentable cada persona de cada nación debería consumir respetando el ritmo en que la biocapacidad tiene de regenerarse  en un período de tiempo, por ejemplo, un año. Es decir, dándole tiempo a la naturaleza de absorber la polución ambiental, de volver a hacer crecer la madera para los muebles, de producir los alimentos y la energía necesaria para que la vida siga su rutina diaria, etc.

Lo que ocurre en realidad es que el consumismo exacerbado, que mantiene las economías capitalistas funcionando, hace que la balanza entre biocapacidad y (ab)uso esté desbalanceada totalmente. Los países más ricos compran y tiran, compran y tiran, y para ello usan más recursos de los que disponen. Se convierten así en deudores de biocapacidad, pidiendo prestado a países menos poderosos económicamente (y, por ello, menos consumidores) la energía y las materias primas para mantener su acelerado “avance”.

Lo que ni deudores ni acreedores parecen darse cuenta, ni sus gobernantes, empresarios o ciudadanos tampoco,  es que el daño que implica esta “huella ecológica” negativa nos lo hacemos a nosotros mismos. No sólo significa que deforestemos a mansalva y destruyamos hábitats naturales haciendo desaparecer especies animales y vegetales sino que ponemos al mundo en su totalidad en crisis.

La huella implica que si se sigue consumiendo (depredando, diría) a un nivel mayor del que permitimos a la naturaleza recuperarse, llegará un momento en que la rueda dejará de girar y el modelo económico entrará –obligadamente- en un estado que es difícil de pronosticar.

Por supuesto que desde Alternativa Verde nadie quiere ponerse apocalíptico ni alarmista. La situación es grave pero la solución está –una vez más- en nuestras manos. Primero, sabiendo que la huella ecológica es una herramienta vital para que nuestros gobernantes evalúen sus tomas de decisiones y empiecen a dar el viraje hacia la sustentabilidad.

Como ciudadanos plenos de derechos, en el país que vivamos, debemos pedir a los empresarios que hagan algo, que tomen cartas en el asunto y empiecen a producir de manera responsable. También, debemos pedir como consumidores que la información nos llegue y podamos decidir si comprar un producto o no dependiendo de cómo fue hecho.

Las medidas que adoptaste (transporte público, clasificar residuos, comprar a pequeños productores, ahorrar energía, etc) son también una forma de ayudar a que la huella ecológica esté dentro de sus parámetros. Para profundizar tu compromiso, mirá este video de Amartya con tips para el consumo responsable:

En Argentina el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) ha empezado a trabajar con Global Footprint Network en el Programa Huella Ecológica y Biocapacidad Argentina. En este sentido, la colaboración entre entes privados y públicos es un buen ejemplo que, ojalá, se multiplique.

Hay mucho más para decirles sobre huella ecológica porque es un tema verdaderamente interesante. Pero si llegaste al final de esta nota tenés la información necesaria. Te propongo dos cosas:

Calcula tu propia Huella Ecológica entrando en www.footprintnetwork.org/calculator

Y si todavía no lo hacés, seguí a nuestros amigos de Amartya que siempre están enseñando cómo ser consumidores responsables www.amartya.org.ar

¡No te quedes de brazos cruzados! ¡Todos podemos revertir el exceso ecológico!

Día Internacional de la Mujer: naturaleza femenina

Todas escuchamos decir “Feliz día” cada 8 de marzo cuando se conmemora el Día internacional de la Mujer.

Todas sabemos que más que una oportunidad para celebrar nuestra femineidad, es tiempo de hacer visible que aún ser mujer es signo de tratos desiguales, tanto más cuanto más pobre es una sociedad.

paularps

Nadie puede ignorar todo lo que las mujeres hemos avanzado en el reconocimiento de nuestros derechos. Sin embargo hay que decir que no siempre el aporte que cada día hacemos en el trabajo, en la vida familiar y en ámbitos diversos es reconocido de la misma manera por la sociedad. Aprovecho este día para honrar a todas las mujeres maravillosas que trabajan a la par que los hombres, demostrando que de débil nuestro sexo no tiene nada.

Desde este espacio, mostramos a las mujeres como lo que somos: valiosas luchadoras que no nos excusamos en ningún prejuicio impuesto para limitar nuestro poder de acción. En el blog te contamos historias como la de Julia Butterfly Hill, la defensora de los derechos de un bosque y Angie Ferrazini, quien fundó el Mercado Sabe la Tierra. Por cierto, quedan tantos otros ejemplos que mostrar. Pero ellas sirven de testimonio de la punta del iceberg de un movimiento que busca volver acción las palabras “cuidado de la ecología”.

La mujer y la naturaleza van juntas, creo yo. Quién experimenta mejor el milagro de la vida que nosotras, acaso. Nuestro cuerpo nos recuerda cada mes que hay un ciclo de vida aún mayor que cualquier calendario creado por el hombre. Creo que es tanto el poder que llevamos en nosotras que por eso la historia siempre se ha ensañado particularmente en rezagarnos. No que lo hayan logrado, ¿no?

roughdesign

jankie

Por favor, no crean que con estas palabras quiero que nadie sienta pena por nosotras ni que nos crean víctimas de nada. Por el contrario, la idea de recordar que hay tratos desiguales por cuestiones de género es sólo para decirles ¡no nos subestimen! ¡nosotras podemos! ¡nosotras somos valiosas! ¡respétennos! No somos sólo caras bonitas o buenas cocineras.

muska

Tomer Arazy

Mírennos dirigiendo países, dirigiendo hogares, haciendo arte, engendrando niños, viajando por el mundo, denunciando a poderosos, haciendo deportes, resistiendo donde las condiciones sociales son más adversas, cuidando la naturaleza como nadie. Yo no quiero que nos digan “Felicidades” una vez al año, quiero que todas las mujeres tengamos posibilidad de ser felices cada día de la vida.

iklasul amal

m4tik

arps

paularps

Un paseo por dos bosques de la Costa Atlántica (Reportaje fotográfico)

No se ustedes pero a mi en las vacaciones si hay algo que me gusta es tener contacto con la naturaleza. Mar, cerros, ríos, aire puro, mucho verde al alcance de la mano. En mis dos últimos viajes (algo ya les adelanté en el post anterior) se dio la casualidad -si es que éstas existen- que me encontré visitando dos bosques maravillosos. En 2011 fue la Reserva Dunífera de Miramar y este verano fue el Pinar del Norte en Villa Gesell.

Ambos bosques  me transmitieron esa paz única de estar custodiada por arboledas tupidas y me despertaron la curiosidad de saberme inmersa en un ecosistema que me abría las puertas a su casa. Visitar ese hogar, el de otras criaturas es como correrse del tiempo.

Lo cierto es que al conocer estos dos lugares, también descubrí que no están excentos de riesgos ambientales. Los intereses inmobiliarios, en manos de personas con mucha avidez por el dinero y poco respeto por el medio ambiente  -tanto privados como gobernantes-, intentan levantar cabañas para explotar turísticamente lugares que son reservas naturales.

Sigue leyendo

Concurso fotográfico de National Geographic: naturaleza en foco

Gracias a nuestros amigos de Conciencia Eco nos enteramos que la revista National Geographic ya eligió las fotografías ganadoras de su prestigioso certamen versión 2011, al cual se postularon 20,000 imágenes.

El certamen congregó a fotógrafos profesionales y amateurs de 130 países que fueron agrupados en tres categorías: Gente, Lugares y Naturaleza. Los ganadores de las distintas categorías recibieron 10,000 dólares y una visita a las oficinas de National Geographic en Washington DC, con motivo de un evento especial.

Sigue leyendo

Fotografías de la naturaleza: una mirada sobre el mundo

Creo que es difícil pretender compromiso y cuidados con algo que no conocemos. Cuando hablamos de “medioambiente” o “ecología” puede que muchos se pierdan en la abstracción de los términos y se pregunten “y a mi, ¿qué?” y desestimen que también son parte interesada en tener un entorno más limpio y sustentable.

Para ellos, y para todos, pensé esta sección en donde a través de los ojos de fotógrafos aficionados y profesionales compartimos las maravillas de la naturaleza del entorno cotidiano y no tanto.

Porque la vida de nuestra fauna y flora tiene mucho por enseñarnos y porque en conocerla, aprender a quererla  y valorarla, está la clave del querer preservarla.

Sigue leyendo