El mensaje ecológico oculto en la película Las aventuras de Tintín

Terminé (recién, recién) de ver la película Las Aventuras de Tintín, El secreto del Unicornio (2011) y me sorprendió ver el mensaje relacionado al medioambiente que quedó en medio de una de las secuncias. ¿La vieron? ¿Se dieron cuenta a cuál me refiero?

Primero que nada, si todavía no la vieron, valga la recomendación que les hago ¡¡vean esta peli!! El jovensísimo periodista Tintín junto a su fiel compañero de aventuras, su perro Milú, tienen que encontrar un tesoro  perdido en alguna parte del fondo del mar antes que un malvado lo haga.

No se equivoquen, este film no es sólo para chicos. La historia está contada genialmente, con mil detalles para apreciar en cada escena, como no podía esperarse otra cosa del gran Steven Spielberg. El combo misterio + detective + viajes + aventuras está aprovechado al máximo. El ritmo que tienen Las aventuras.. no da respiro y, si te descuidás un momento, podés perderte algún dato fundamental para resolver el acertijo sobre dónde se encuentra El Unicornio.

Para poder encajar las piezas del rompecabezas que Tintín se empecina en armar, llega a una ciudad  costera del África (después de aterrizar forzosamente en el Sahara). Es entonces cuando el mensaje ecológico se cuela muy sutilmente en medio de la trama detectivesca. En este lugar hay carteles que dicen “ESCASEZ DE AGUA” y se ven largas filas de personas que esperan su turno para poder conseguir algo de este vital elemento.

Tintín asiste a un concierto de ópera en una especie de ciudadela donde viven las personas ricas del lugar y allí se ve claramente cómo los poderosos no sólo no pasan sed sino que además tienen lagos y fuentes de aguas danzantes. Pueden tener todo esto porque ellos viven del otro lado de la gigantesca represa, mientras el resto de los lugareños padecen por un vaso de agua. ¡¡Qué increíble (y tan cierto) detalle!!

Estando en la ciudad se desata una persecución asombrosa en sidecar en la que el Capitán Haddok (el otro gran protagonista de Las aventuras..), de pura torpeza, en vez de disparar con la bazooka a quienes los perseguían, dispara a la represa, destruyéndola y permitiendo que el agua fluya nuevamente hacia el pueblo. 

Así como se los cuento, este detalle del agua en Las aventuras de Tintín es algo ínfimo, casi incidental y que puede pasarte desapercibido porque pasan muchas cosas al mismo tiempo. Pero me pareció sencillamente sublime colar un tema tan importante en medio de esta historia y, de alguna manera, ponerlo a la vista de todos los millones de espectadores que la han visto en el mundo desde su estreno en diciembre pasado.

La moraleja que nos deja Tintín es: los poderosos quieren el agua pero el agua es una riqueza de toda la Humanidad. Da para pensar, ¿no les parece?

Les dejo un trailler para que se emocionen como yo con la peli y no puedan esperar a verla! (Habrá segunda parte, así que a no desesperar).

22 de marzo: Día Mundial del Agua

900 millones de personas viven en regiones con grave escasez de agua, 4 mil niños mueren diariamente por falta de agua potable. En los países desarrollados el uso de agua es 10 veces mayor que en los del Tercer Mundo.

Moto Destino.

El agua y su cuidado es para mi uno de los temas más sensibles sobre el cuidado del medioambiente. Es tan universal, toca cada aspecto de cada momento de nuestros días, que querer hablar sobre el agua me representa una tarea inabarcable. ¡Es que podría decir tantas cosas!

En verano no hay nada que me alegre más que estar en contacto con el agua. En invierno, la necesito para pasar el frío con una buena taza de té. Escucharla correr me tranquiliza. Verla caer, en olas o en la quietud total me llena el alma. No seríamos sin ella.

Pienso solamente que acabo de levantarme y lo primero que hice fue valerme del agua para despabilarme lavándome la cara y que lo segundo que hice fue llenar la pava para tomar unos mates. Dos acciones en media hora y ya dependí del agua. ¿Cómo nadie en este planeta puede despreciarla y malgastarla sin considerar lo difícil que es conseguirla y transportarla?

Vivimos nueve meses en un medio acuoso y cálido y nacemos al mundo dependiendo de este elemento al punto que nuestro cuerpo nos la reclama si nuestra mente se olvida de hidratarnos apropiadamente. En una ciudad como Buenos Aires solemos creernos que porque abrimos la canilla y el chorro brota sin remolonear no tenemos problemas con el agua. Nos equivocamos porque mirarnos el ombligo es algo que puede resultar engañoso.

Yendo a nuestras provincias, encontraremos que el agua se vuelve un bien escaso y que el suministro se interrumpe en determinados horarios para evitar derroches. Si viajamos por América, sin ir más lejos, encontraremos los primeros signos de una sequía que afecta a varios puntos del globo y veremos que en países hermanos, como México, el agua potable es un tema candente desde hace décadas.

Agua, no mamá o papá, es la palabra grande que se aprende primero.

Claudio Campagna

Piensa el agua

El tema nos atraviesa a todos por igual y debería comprometernos de la misma forma. Para que entendamos mejor sobre la escasez de este recurso en el mundo los invito a leer a tres exponentes cuyos proyectos supieron combinar viajes, investigación y concientización:

Son dos aventureros, Matías Hardy y Sebastián Pedro, quienes que anduvieron por América, Europa, Asia, África y Oceanía trazando un mapa sobre cómo en cada país se accede al agua. Un trabajo gigantesco que relevó datos para que pasemos a la acción.

Es un libro escrito por Claudio Campagna, médico y biólogo. “El agua está tan cerca del origen que tratarla implica abordar la totalidad de lo que existe y no existe”, aclara. Un increíble ensayo de divulgación que necesitamos leer para, una vez más, hacer que la información dura se transforme en el motor que guíe nuestras costumbres y hábitos de consumo consciente.

Son dos amigos holandeses que se subieron a sus bicicletas de bambú y cruzaron desde el Ártico a la Antártida para contar las problemáticas del agua. Otra osada aventura que nos ayuda a pensar el presente y futuro de los hombres en medio de la crisis del agua.

Actua por el agua

Además de todos los consejos que de seguro implementás, te propongo dos actividades:

  • Descubrí la Huella Hídrica

La huella hídrica es el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios disponibles. Desde el 22 al 25 de marzo en algunas plazas  de Capital y Gran Buenos Aires, Aysa propondá un juego: dará una incógnita para que cada uno reflexione sobre el agua y el 24 y 25 dará la respuesta a través de una acción en concreto.

 

  • Participá de la Marathon del Agua que haya en tu ciudad.

Organizada por Live Earth tendrá lugar dentro de 24 horas en 150 países, donde mujeres, niños y hombres pueden caminar o correr 6 km para ayudar a concientizar sobre la crisis mundial del agua. En Buenos Aires, será el domingo 15 de abril de 2012 a las 9:00 Hs. en los Lagos de Palermo. Averíguá si tu ciudad participa aquí.

Hay mucho por hacer, ¡empecemos ya!

Las fotos son propiedad de Live Earth, MotoDestino, Cycleforwater y Carlos Campagna.

Agua y Aceite: una relación peligrosa

Puede pasar que tengamos costumbres que, sin saberlo, afectan al medio ambiente. Por ejemplo, una de ellas es, luego de usar aceite para freír alguna comida verterlo por la cañería pensando que ésa es la única manera de deshacernos de ésta sustancia. Tal vez muchos no sepan que al tirar el aceite por el desagüe se está contaminando: 1 litro de aceite contamina 1000 litros de agua.

Sólo una pequeña parte de los aceites son biodegradables por eso al volver al  ambiente natural pueden implicar un riesgo para el ecosistema. Para nombrar sólo algunas desventajas de no tratar el aceite vegetal usado (AVU):

  • al entrar los aceites usados en  cualquier  ecosistema acuático no sólo se contaminan los ríos sino que también se reduce la cantidad de oxigeno de la fauna y flora lo que puede derivar en la mortandad de los mismos,
  • los costos de potabilización del agua son más costosos,
  • muchas inundaciones en casas y calles se producen por que el AVU tapa los caños y cloacas.

Por suerte, todos estos efectos negativos pueden evitarse ya que el Aceite Vegetal Usado puede ser reciclado y transformado en una combustible ecológico: el BioDiesel. Con 1,25 litros de aceite usado se produce 1 litro de éste combustible sustentable que es una opción al fósil, que es más contaminante y, además, está comenzando a escasear.

En muchas ciudades y pueblos de todo el mundo ya existen iniciativas privadas y públicas que se encargan de recolectar el AVU y llevarlo hasta los centros de acopio donde es transformado en Biodiesel.

En La Matanza, Provincia de Buenos Aires, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS)  junto al Municipio, y sus redes sociales, implementaron la primera red de recolección y reciclado de Aceite Vegetal Usado (AVU). Con el fin de evitar que el aceite vegetal que utilizamos en nuestros hogares sea vertido en las cloacas crearon el Programa de Biodiesel Social que además de ayudar a cuidar nuestros recursos permitió crear fuentes de trabajo para las organizaciones locales que participen de esta red, recibiendo el beneficio económico que se genere por la transformación de este residuo.

Sigue leyendo